viernes, 19 de marzo de 2010

LA TRAVESÍA DEL DESIERTO

Hace meses que no escribo en el blog, no por falta de ganas ni de contenido, que lo hay, si no por necesidad de observar y reflexionar sobre el entorno. De hecho, estuve casi 3 meses sin pisar nuestra casa, en cierta manera desconectando forzosamente de todo y por qué no, cogiendo una perspectiva mas amplia y fría de todo ello.

Sinceramente, no esperéis una solución mágica a todo, ni visionaria, pero considero que a veces el día a día nos hace perder la perspectiva de las cosas. Sin duda, estamos ante un auténtica travesía en el desierto, mas allá de la ilusión del nuevo estadio, mas allá de volver a sentir algo que habíamos perdido muchos años atrás y que seguramente no pensábamos en volver a recuperar. Una travesía que dura casi nuestra vida, pero que la ilusión de una casa propia no nos debe obligar a perder de vista.

Somos un equipo grande. Sí, grande, muy grande, por su historia, por su dramatismo, por los continuas decepciones y abismos que han hecho callo en todo ello, por los milagros conseguidos y porque no nos rendimos ante nada y ante nadie. La grandeza de un equipo, de una institución, no está en sus títulos, si no en lo que representa, en su gente, en su defensa, etc. Cuantos de nosotros llevamos y enarbolamos nuestra condición perica en nuestra vida profesional, donde seguramente se nos considera diferentes, duros de pelar, y porqué no, especiales. Sí, somos especiales y lo debemos seguir siendo, defendiendo nuestra condición a ultranza allí donde tengamos presencia, que el resto siga sabiendo que ahí tiene una persona, un profesional que no se rinde y que lucha contra toda marea a fin de ganarse un respeto, con todo nuestro fanatismo, nuestra rabia y nuestra condición especial. No surrender.

Somos grandes, muchos equipos quisieran tener nuestros valores, pero a la vez somos débiles, muy débiles. Somos el fiel reflejo de la sociedad, de una sociedad que todavía no ha sido capaz de digerir una guerra civil, de acabar con vencidos y vencedores, y que anda metida en banales y continuas peleas que lo único que hacen es debilitar el país y por consiguiente el desarrollo social y económico de sus propios ciudadanos. Nosotros andamos metidos en guerras de banderas cuando parecía un tema superado, pero que actuales dirigentes acomplejados incapaces de superar los estigmas de la sociedad han conseguido dar vida cuando estaba prácticamente enterrado. Somos débiles porque continuamos cayendo en las propias trampas del enemigo y todo su entorno mediático. Por que no paramos de comparar con quien no debemos, porque no disponemos de una pluralidad real y representada en una junta de accionistas, y sobretodo porque, sin querer parecer prepotente, tenemos lo que nos merecemos, que mientras unos compraron los 400 euros del gobierno, otros se rinden ante cuatro resultados y  a la propaganda barata de los dueños del cortijo.

Social y espiritualmente estamos en completa decadencia, dando bola a muchos mediocres por ausencia de gente preparada, honesta, trabajadora pero sobretodo lider, con capacidad para estimular y desarrollar cambios reales. Sí, nos hacen falta lideres que sean capaces de luchar contracorriente, interna y externamente, y que estén preparados para manejar de forma profesional una institución como la nuestra, y a recibir palos continuos. Necesitamos un modelo de gestión profesional real, mas alá de amigotes, etc…. Caemos siempre en vulgaridades, y cambiamos de opinión por dos resultados, poniendo en evidencia la falta de criterio de todos nosotros.

Soluciones: individualmente ninguna. Colectivamente todas. Parafraseando al capo, juntos seremos mas fuertes. Empecemos a organizarnos, a comprar acciones para formar un grupo de presión independiente, a tener cuota G70 y hacernos escuchar y porque no dentro de 20 años ser lideres de referencia? Como diría JAC: vamos, vamos a por ello…..

Jimmy

2 comentarios:

adn dijo...

Amen!!!! jimmy, gran articulo si señor...

el turco dijo...

lo has clavado Jimmy!!! el problema es que gente válida profesionalmente como muchos de nosotros,generación mileurista muy preparada en todos los sentidos estamos tapados sin poder crecer por culpa de dinosaurios enriquecidos y aposentados que pisan a todo aquel que quiere salirse de lo monótono y global...este club podría ser único en el mundo en todo,pero el cortijo donde todos saben la vida de todos y que como "funcionarios de la inutilidad" que son nunca dejara que nadie asome la cabeza...para no perder el medallismo...