lunes, 12 de julio de 2010

EL PARTIDO DE NUESTRA VIDA



Final. El árbitro acaba de pitar el final del partido de nuestra vida, el que todos siempre habíamos imaginado, soñado, anhelado, esperado. Desde que eramos unos renacuajos, con la camiseta de nuestro querido Naranjito en el pecho. Los que habíamos sufrido con lágrimas la derrota, casi siempre cruel, de nuestra selección. Los que pensábamos que lo de ayer, era un imposible.

Final del partido. Aún no me he recuperado. Sigo de rodillas en el suelo, con los puños en alto frente a la televisión, alzando las manos al cielo,empapado de sudor. Como si yo también hubiera jugado ese partido. Los ojos cerrados, con la cara cubierta de lágrimas. Y no hago nada más que repetirme a mi mismo, casi en trance, sin pensar en nada más: "Somos los Campeones".
Y lo repito hasta que mi mujer me abraza llorosa y me besa con su amor, como lo acabará haciendo más tarde el capitán Iker a su novia Sara. Frente a las cámaras, al natural.Como debe ser la vida misma.

Final. Y me asomo a la ventana de mi casa, en una ciudad que hace pocas semanas votó a favor de la soberanía. La que ellos entienden y yo respeto.Pero no comparto. Como mis amigos, vecinos, compañeros. Como vosotros.Y mis oídos zumban ante el tronar de miles de cohetes. Miles de casas que, como en la mía, celebran la victoria histórica que se acaba de producir.

Final. Y el móvil arde con llamadas y mensajes de euforia de amigos y familiares y mientras trato de centrarme en lo que acaba de ocurrir, con un ojo en la tele y el otro en el ordenador, pasmado ante el aluvión de titulares de la prensa mundial, alabando ese juego que nos ha hecho campeones, miro al cielo y vuelvo a cerrar los ojos. Ahí va mi recuerdo para todos aquellos que ya no están aquí, todos aquellos que ayer por la noche estarían como yo, embriagados por este acontecimiento. Y lloro pensando en mis seres más queridos, que un día se marcharon y a quienes aún noto a faltar y que desde allí arriba, han pateado con Iniesta ese balón al fondo de la red.

Final. Y me emociono hasta la extenuación al ver ese enorme gesto de amistad que ha tenido Andrés. Aplaudo cada vez que repiten esa imagen por televisión. La bondad del ser humano, su casta y su alma plasmados en una camiseta. Cinco palabras. Cinco enormes palabras que me estremecen, al igual que cuando las ví en directo mientras corría hacía el córner tras marcar ese gol. Nuestro gol.

"Dani Jarque, siempre con nosotros"

La humildad de un futbolista, en el momento más importante de su carrera, que digo, de su vida. Miles de gargantas gritando en directo en aquellas gradas, millones de españoles gritando a 9.000 km de distancia. Su momento. Su gran momento. Y el corre y grita mientras se levanta la camiseta roja, que conservará para siempre como su mayor tesoro,y muestra ese texto.

Y el mundo entero lo ve. Y el mundo entero se da cuenta. Y esto ahora mismo es historia. Nuestra historia. Y vuelvo a mirar al cielo y a cerrar los puños. Y mientras se apiñan los jugadores junto al banderín, uno tras otro en monumental orgía de sentimientos, me digo a mi mismo :"Va por tí, Capitán".

Eterno Iniesta. Eterno Jarque.

Y hoy ya es mañana, pero ayer fue un día muy grande. Ayer jugamos todos el partido de nuestra vida, cada cual a su manera. Y salimos campeones. Y se hizo justicia. Y se cumplió el sueño. Y eso nos demuestra que todo es posible y que la fe mueve montañas.

Y de ahí sacaremos cada cual nuestra conclusión. Y aprenderemos muchas cosas, de un grupo de jóvenes, algunos queridos, otros odiados, que se han puesto de acuerdo en darnos una de las mayores alegrías de nuestra vida. Y cada uno de ellos, venido de diferentes zonas del país, un país que cada día se siente más cuestionado, ha demostrado que a todos les une una misma pasión. Por un deporte. Por el fútbol. Por nuestro fútbol.


Nuestro Club ha agradecido ese gesto honesto de un futbolista, al que hace unos meses recibíamos como enemigo y no como rival en nuestro estadio, ese estadio premiado y aclamado y que esta nueva temporada ha de rugir de nuevo.
Por que nuestro equipo se pone de nuevo en marcha en pocos días. Por que cumpliremos 110 años de historia. Por que vamos a homenajear como se merece y debe a nuestro Capitán. Por que Iniesta ya lo ha dejado claro y nunca te vamos a olvidar.

Hoy dormiré más feliz que ayer. Hoy ya me he dado cuenta de todo lo que ha pasado.Ahora me queda un sueño menos que cumplir en mi lista.

El de ser Campeones del Mundo, lo acabo de tachar.

Sección Nuclear









3 comentarios:

adn dijo...

Grande javi.... se me puso la piel de gallina cuando "gusiluz" se levanto la camiseta y pude leer en directo su escrito, gran persona si señor. Ayer se me puso dura con la seleccion, pero si jugaran 2 o 3 de nuestro "magico" el extasis seria total...YO SOY ESPAÑOL,ESPAÑOL ,ESPAÑOL !!!!

Anónimo dijo...

Enorme Javi, enorme este artículo, tan enorme como la victoria de la selección.

Jimmy

craneo dijo...

Grande Javi, sentimiento gallina de piel!! Gusiluz nos puso en el mapa del mundo para la eternidad, su enorme gesto engrandece la victoria de españa. Voto por pancarta de agradecimiento. Campeonamos!!!!