domingo, 22 de enero de 2012

Burnley F.C. - Derby County


Burnley es un lugar donde un hombre jamás debe perderse. Después de casi 1h 30m para reccorrer tan solo unos 60 kilometros desde Manchester Victoria, haciendo transbordo en Blackburn, uno llega a un lugar inhospito, donde sólo la estación de Burnley Manchester Road, nosotros lo llamaríamos apeadero, y no estación, no merece ese título. Es una población poco amistosa, lo que aqui llamarían poco "friendly". La crisis aqui no se nota, porque ya hace 30 años que viven una situación de crisis después del cierre de las minas y de la progresiva desaparición de la industria textil algodonera, así como otras fábricas que la han situado en 2011 dentro del top ten de zonas deprimidas del Reino Unido. En el centro, no hay tiendas de grandes empresas del sector retail: no hay Zara, ni Primark, ni Gucci, ni Whittard, ni Vodafone. Tampoco las hay a nivel de restauración, a excepción de McDonalds. No hay Starbucks, ni Costa ni Nero. Ni apenas se viste Stone Island, aunque si algunas Barbour. Aqui solo hay tiendas locales, con ropa de calidad muy justa, y con alimentos un 30% mas baratos que en Manchester. La gente transmite frío en sus caras, en sus miradas. No deben estar por hostias, no hay alegría, hay realidad, y una realidad muy jodida, tan jodida como el clima.
Desde la estación se divisa el estadio de Turf Moor, y eso si, aqui se respira afición y sentimiento puramente "claret". No es por tanto un lugar donde la afición rival esté motivada para acudir en masa. Ya en el viaje en tren, pocos seguidores de la ciudad donde se fabrican los Roll Royce se han podido ver, y los que habían gozaban de una discreción absoluta. Si llegar desde Manchester ya no es facil ni directo, imaginaos desde Derbyshire, todavía menos. Pero esto es Inglaterra, y si por tren no es lo mas adecuado, pues llegan nada menos que 6 autocares repletos de afición visitante.
Alrededor del estadio hay bastantes pubs dónde tomarse una cerveza. Pero algunos de ellos, y no de forma casual, están tomados por la policía. Hay dos en especial, que los hay que tener bien puestos para entrar: por un lado The Miners Pub, que con sólo ese nombre y ver los personajes que fuman en la entrada, uno sabe que no debería acercarse a menos de 10 metros, porque algo dice, que un extranjero no tiene nada que hacer allí dentro. El otro, The Princess, parece desde fuera territorio de la Suicide Squad. Y digo sólo parece, porque hay que estar dentro para comprobarlo y saber si allí dentro están Andy Porter y los suyos, o bien siguen tomando cervezas en The Forrester Arms Pub.
Del partido poco deciros, casi nada. Kick & Rush en estado puro, pero sin casi crear peligro, a excepción del último cuarto de hora. A nivel de animación, un nivel extremadamente bajo, tanto por los locales, donde a 3 puntos de la promoción de ascenso, ganando adelantaban al adversario y podian dormir en posición privilegiada, como de los visitantes, que no pasaron de ser una afición demasiado discreta para un desplazamiento tan poco o muy atractivo, depende como se mire.
Y de vuelta, una horita mas de tren, a plena oscuridad. En conclusión, cierto es que la afición de Burnley desprende una fidelidad absoluta por sus colores, pero sin ser nada apasionados en la grada, sin cánticos. Tal vez la dureza del lugar, tanto social como a nivel de clima, hacen del Burnley F.C. un lugar que visitar, pero donde un hombre, jamás debe perderse.

Jimmy

P.D: las crónicas desde la Pérfida Albión no volverán hasta dentro de 3 semanas.

2 comentarios:

turco dijo...

Grande jimmy!!sigue con tus cronicas.

The G-70 Firm dijo...

Oh! Hermano y camarada. Este es el verdadero fútbol que mis ojos quieren ver, exceptuando a mi amado R.C.D.Español.
Pronto, muy pronto, estaremos contigo en el paraíso terrenal para disfrutar de un fin de semana de football, hooliganismo, fish&chips y pubs.
Saludos y hazte a la idea que pronto deberás volver a casa para desplazarte a una nueva Final de Copa.
by Capo "mallonesa".
Y recordar: "SOC R.C.D.E.,SOM G70FIRM".