lunes, 3 de septiembre de 2012

S . O . S



Si tuviera que escribir sobre la opinión que me merece el partido disputado ayer por nuestro amado R.C.D. Español, tendría muy pocas opciones de cambiar el artículo realizado tan solo siete días atrás o incluso de poder editar íntegramente el artículo emitido en este mismo blog con fecha a 1 de noviembre del 2010, titulado “Doctor Jekyll y Mr. Hyde”.

Darme cuenta que, domingo tras domingo, podría editar los mismos artículos sobre mi club es desesperante y triste.

Ahora mismo me arrepiento de haber visto el partido por Internet, porque, de no haberlo visto, podría creerme las diversas excusas que han manifestado algunos protagonistas del entorno perico en relación a una derrota más, como por ejemplo: que nuestro presidente lo achaque a la mala suerte y nos envíe ánimos en forma de panfleto, o que nuestro entrenador, no sin esquivar su responsabilidad, diga que la labor arbitral condicionó en la intensidad de los jugadores.

Cierto es el matiz que el juez de la contienda, de quien no pienso nombrar su nombre, impartió justicia en contra de los nuestros y su labor en el terreno de juego fue demencial (por ponerle algún adjetivo calificativo). Pero, realmente y con la mano en el corazón, la derrota fue por méritos propios.

Los jugadores que visten nuestra gloriosa camiseta blanquiazul volvieron a perder por falta de intensidad y por falta de mentalidad.  Tan solo necesitó el Levante veinte minutos de verdadera presión física (la que no hizo en la primera parte, dejando jugar placenteramente a nuestra media creativa) para remontar un marcador adverso; y tan solo dos minutos, sí, dos minutos, para empatarnos.

- ¿Cómo puede ser que un jugador contrario, desde el suelo y sin visión directa de la pelota, solicite efusivamente al árbitro una pena máxima; tenga tiempo de volver  a mirar a la pelota, levantarse y golpearla con tal fuerza que entre por todo el centro de la portería?

- ¿Cómo puede ser que en tiempo añadido, un jugador contrario inicie una carrera por la banda derecha,  mano a mano con nuestro carrilero y sea capaz de ganarle en velocidad, para entrar como “Pedro por su casa” en nuestra área, le salga un churro de disparo pero nuestro central ponga su pie de mantequilla para que, en lugar de despejar con rotundidad, salga mansamente hacia el interior de nuestra portería?




 - ¿Cómo puede ser que algún  jugador de renombre contrastado, a quien nuestro club ha fichado para dar estabilidad a una plantilla “inexperta y joven” no sea capaz de dar correctamente varios  pases de menos de cinco metros al pie del compañero?

Y paro porque la lista de preguntas sería larguísima.

A pesar de todo, yo sigo confiando en esta plantilla pero como la situación no sea favorable… estos jugadores no serán capaces de salvarnos del infierno.  


by Capo "mallonesa"

4 comentarios:

SARRIA 82 dijo...

A parte de todo esto que argumentas, que es cierto, falta decir que el Levante venia de jugar UEFA el jueves y que ya no tiene a KONE....Esperpentico y triste a la vez, que un equipo como el Levante, te de la vuelta a un 0-2 y con un tio menos. Este año preparaos para sufrir compañeros...

Turco dijo...

siempre rezamos para que tres equipos sean peores que el nuestro...este año creo que estamos entre esos tres; algunos direis que hay peores pero un equipo sin extremos y sin un delantero centro veterano y con unos laterales y centrales que se las comen dobladas...somos carne de segunda...y ojo, que a parte de la falta de calidad está el entrenador el cual no gana fuera de casa hace un año...eso es mentalidad. Espero comerme mis palabras...

Anónimo dijo...

Y que? Ya sabíamos que esto es ser del RCDE. A mi me mola esta situación, laradicalidad y que haya ambiente critico... Desplazamientos y movidas dentro y fuera.... sIEMPRE RCDE 1900. Viscaespanya !

Turco dijo...

Felicitaciones a los que ayer estuvieron en la ciudad deportiva.Se ha hecho ruido y eso era de lo que se trataba; ahora espero que los jugadores se dejen el alma.
Capo esperamos un mini crónica de los sucedido...
Saludos